jueves, 4 de septiembre de 2014

Soledad



Ando por el camino que muchos temen, en dirección a lo que aun no estás preparado por alguna razón, o aun no lo encontraste
Vamos por el camino que conduce a los deseos que en tu mundo escondes, porque ella me espera.
Me recibe con una sonrisa perfecta en sus labios,  su mirada inocente y con una copa de vino, tal vez de sangre del último que intento mentirle y no soporto encontrarse con ella a solas
Me ofrece sentarme a su lado en ese maravilloso lugar donde se ve en un rincón el cadáver de alguien que intento meterse donde no lo llamaban, y se encontró con sus peores temores.
Y yo de mayor quiero ser como ella (mi amada soledad)


Mirarte a los ojos y susurrarte, dime, ¿Qué temes?
Mirarte a los ojos y gritarte, dime ¿Por qué la temes?
Mirar a mis ojos y sonreír como ella me ha enseñado, porque yo solamente la amo.

Era muy joven cuando descubrí el camino que conduce donde vive,
era muy joven y aprendí cada lección de mi maestra
porque la soledad no es estar solo, puedes estar rodeado de tus seres queridos y sentirte solo
la soledad es una lección de la vida, que tarde o temprano todos aprendemos ¿pero todos encuentran este lugar?
Y yo sencillamente, quiero ser como ella

Mirarte a los ojos y susurrarte, dime, ¿Qué temes?
Mirarte a los ojos y gritarte, dime ¿Por qué la temes?
Mirar a mis ojos y sonreír como ella me ha enseñado, porque yo solamente la amo.

El camino que conduce hasta aquí no es fácil, solamente tú puedes saber si estás preparado para andar de la mano de la soledad, para sentirla en tu piel en tu alma, si en tu interior y aprender las lecciones que te enseña cuando aprendes estar a su lado.
Mi dulce maestra, mi dulce amante, mi dulce amiga, mi dulce amor, solamente te amo


Mirarte a los ojos y susurrarte, dime, ¿La temes?
Mirarte a los ojos y gritarte, dime ¿Me temes igual que a ella?
Mirar a mis ojos y sonreír como ella me ha enseñado, porque yo solamente la amo